Veladero

Barrick participó del encuentro argentino de brigadismo minero

08/11/2010

A fines del mes pasado tuvo lugar en Buenos Aires un encuentro nacional de brigadas de emergencia de empresas mineras con presencia en Argentina, para avanzar en el diseño y conformación de un "Grupo Nacional de Rescatistas Mineros". La Brigada de Emergencia de Barrick Veladero, una de las mejor entrenadas de la Argentina, participó con cuatro representantes encabezados por Leonardo Toia y José Russo.

Imagen foto_00000001
Brigadismo minero

En la reunión se dio forma a un comando centralizado que permita coordinar en todo el territorio nacional las respuestas a emergencias. Esto permite contar con un pool de personal y equipos que, con sentido sinérgico, puede ser convocado de inmediato, en caso de surgir la necesidad en cualquiera de las minas que integran el comando, así como actuar ante eventuales catástrofes en cualquier lugar.

La iniciativa comenzó a tomar forma cuando se produjo el terremoto de Pisco, Perú, en el año 2007, evento en el que las brigadas de la Región Sudamérica de Barrick cumplieron un importante papel en tareas de rescate. Luego, la idea tomó más fuerza cuando ocurrió el terremoto en Chile ese mismo año y, en el último tiempo, con el drama de los 33 mineros rescatados de las profundidades del desierto de Atacama, donde estuvieron atrapados más de dos meses.

El encuentro se realizó en el Campo de Entrenamiento de Brigadas "Trabajo y Rescate", ubicado en la localidad de General Rodríguez, Buenos Aires. Contó con el patrocinio de la Secretaría de Minería de la Nación; la Universidad Nacional de San Luis (a través de su carrera de Ingeniería en Minas); CASEMI (Cámara de Servicios Mineros); CAEM (Cámara Argentina de Empresas Mineras); SRT (Superintendencia de Riesgos de Trabajo); AOMA (Asociación Obrera Minera Argentina) y la Fundación UOCRA (Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina).

Formaron parte del evento los máximos referentes del rubro, como médicos laborales, brigadistas y responsables de las áreas de seguridad, higiene y prevención de riesgos, entre otros, con el fin de compartir un pormenorizado detalle de las experiencias surgidas en las empresas en las que prestan servicios.

Las operaciones mineras participantes aportaron información de riesgos potenciales detectados en sus faenas y posibles respuestas evaluadas de rescate, así como datos de recursos técnicos y humanos disponibles o necesarios para atender dichas emergencias. Los temas que fueron tratados en el encuentro incluyeron la implementación de planes de capacitación, redacción de protocolos de acción, definición de niveles de emergencias y calificación de las mismas, un organigrama de la futura brigada nacional, el perfil del rescatista integrante del Grupo Nacional y recursos tecnológicos y logística de comunicación y movilización.

Leonardo Toia, miembro de la Brigada de Emergencia de Veladero, mostró un gran optimismo con respecto a la iniciativa. "Presentamos en Buenos Aires los recursos que disponemos y una descripción de nuestros principales riesgos críticos, que no son los mismos con los cuales conviven otras minas del país. Por ejemplo, en Veladero y Pascua-Lama estamos muy preparados para trabajar en nieve, tanto por la formación de nuestros brigadistas como por el equipamiento y vehículos con que contamos, lo cual podría ser útil para otras minas. La idea, entonces, es coordinar entre las empresas del país esta disponibilidad de recursos y ponerlos así a disposición de todos en caso de emergencia. También propusimos, junto a otras empresas mineras con asiento en San Juan, que el próximo encuentro nacional de brigadistas se realice en la provincia", dijo.

Al encuentro en Buenos Aires asistieron en nombre de la Brigada de Emergencias de Veladero el supervisor José Russo, Sergio Lucero, Maximiliano Arias y Leonardo Toia.

Una de las más seguras
Veladero es considerada una de las minas más seguras en la Argentina, tras haber sido auditada por organismos públicos nacionales y provinciales. A raíz de esta situación fue convocada este año por la Superintendencia de Riesgos de Trabajo de la Nación para disertar sobre su modelo de gestión en la minería en altura en un congreso que organizó. En forma paralela, Barrick lleva adelante una campaña de seguridad vial en la ciudad en las poblaciones cercanas a sus operaciones a la que se han sumado distintas instituciones privadas provinciales y nacionales.

Servicio a la comunidad
El radio de incumbencia de la Brigada de Emergencia, que depende directamente del área de Prevención de Riesgos, no se circunscribe exclusivamente a la mina. El equipo también ha prestado servicios de apoyo en el camino del Colorado y en el departamento de Iglesia por diferentes motivos, como accidentes de tránsito y derrame de combustibles, por ejemplo. De todos modos, no hay dudas que la asistencia más importante que le ha tocado realizar a la brigada fuera de Veladero tuvo lugar en Perú, cuando ocurrió el terremoto de 7,5 grados en la provincia de Pisco, región de Ica, el 15 de agosto de 2007.
Tiempo antes de aquella catástrofe un gremio minero de ese país había organizado una competencia de rescate, para la cual las brigadas participantes, provenientes de distintos lugares de América, debían prepararse durante 5 ó 6 meses. Las brigadas de las minas de Barrick en la región, Pierina, Lagunas Norte, Veladero y Zaldívar, fueron invitadas y se reunieron en Perú en la fecha indicada para formar parte del certamen. Pero el destino quiso que un día antes del comienzo del evento se desatara el fuerte terremoto, destruyendo construcciones y causando centenares de víctimas. El concurso fue suspendido de inmediato, y los brigadistas presentes puestos a disposición de las tareas de rescate a cargo de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía del Perú (SNMPE). El operativo se extendió durante ocho días, en los cuales el grupo de Veladero rescató a dos víctimas.

"En el rescate se trabaja siempre bajo un protocolo de seguridad personal muy estricto. Primero uno tiene que asegurar su propia integridad, para después recién atender a la víctima; es decir que si el voluntario no se encuentra bien o se ve afectado por el motivo de la emergencia, no podrá ser útil en el rescate. Siempre hay riesgos: si uno está atendiendo una emergencia es porque algo fuera de lo esperado ocurrió en el entorno. Por eso la brigada forma a sus integrantes en procedimientos y estándares que permiten hacer una lectura inicial del escenario en emergencia, para luego hacer una evaluación de las prioridades y recién entonces implementar las acciones necesarias. Dicho de otra forma, no es lo mismo que algo esté a punto de explotar, de prenderse fuego, de caerse, a que haya víctimas comprometidas en un accidente vehicular. Ante una situación de caos, que es por definición incontrolable, nuestra tarea es controlar nuestras maniobras y equipos para reducir paulatinamente el nivel de peligrosidad y remediar los efectos del problema".
Leonardo Toia, uno de los líderes de la Brigada de Emergencia de Barrick.