Ni una gota de agua fresca en los procesos de mina de Jabal Sayid

23/03/2017

En la mina Jabal Sayid, ubicada en Arabia Saudita, el concentrado de cobre es procesado solamente con agua reciclada.

 

Imagen foto_00000026
Basie Maree, Gerente General del Jabal Sayid.

Este año, el tema del Día Mundial del Agua es reducir y reutilizar las aguas residuales. Una demostración cabal de cómo esto puede lograrse en la industria minera está concretándose en la mina Jabal Sayid en Arabia Saudita: la mina (una empresa conjunta con participación igualitaria entre Barrick y Ma'aden, una minera estatal de Arabia Saudita) procesa concentrado de cobre con un 100 % de agua residual.

De hecho, Jabal Sayid es la primera mina de Arabia Saudita en celebrar un contrato de uso de aguas residuales con la Compañía Nacional de Agua administrada por el estado. Como parte del acuerdo, la Compañía Nacional de Agua asignó una superficie de 8.000 metros cuadrados en su planta de tratamiento de aguas negras en Medina para instalar una estación de bombeo cuya propiedad y operación corresponden a Ma'aden Barrick Copper Company, el organismo que opera Jabal Sayid. Ma'aden Barrick Copper Company usa la estación de bombeo para cargar en camiones el agua residual ya tratada a fin de transportarla hasta Jabal Sayid.

Imagen foto_00000027
Jabal Sayid recicla la mayor cantidad de agua posible usando un circuito de filtración ubicado dentro de la planta de proceso de la mina. Aproximadamente 70% de las aguas residuales son recicladas.

"Jabal Sayid es una mina única por la forma en que respeta el agua", expresa Basie Maree, Gerente General de la mina. "No usamos agua corriente en el proceso minero, y el agua nunca sale de la mina", agrega.

La ficha técnica del Día Internacional del Agua de las Naciones Unidas (ONU) para este año indica que a nivel global, el 80% de las aguas residuales generadas regresan al medio ambiente sin ser tratadas o recicladas. Es por esto que el Objetivo de Desarrollo Sustentable de la ONU no. 6,3 hace un llamado global a mejorar la calidad del agua reduciendo la cantidad de aguas residuales sin tratar en un 50% para el 2030. La ficha explica que "hay muchos procesos para tratamientos y sistemas operativos que nos permitirán usar aguas residuales para satisfacer la demanda de agua que sigue aumentando en las ciudades en crecimiento, apoyar la agricultura sustentable, y mejorar tanto la producción de energía como el desarrollo industrial".

Imagen foto_00000028
Jabal Sayid fue una de las primeras minas en Arabia Saudita en    firmar un contrato con el organismo estatal Compañía Nacional    del Agua para el uso de aguas residuales. Un contratista local transporta agua residual tratada en la planta de tratamiento   de aguas de alcantarillado de la Compañía Nacional del Agua en Medina hasta Jabal Sayid.
Una vez en Jabal Sayid, las aguas residuales son almacenadas      en un lago cubierto con baldosas plásticas para evitar la evaporación.


Jabal Sayid usa un método patentado por Barrick para procesar el concentrado de cobre. A diferencia de la mayoría de los métodos de flotación tradicionales, el proceso no requiere el uso de cianuro, cal ni agua dulce. En su lugar, se usa oxígeno y metabisulfito, un reactivo químico, con el objetivo de concentrar el cobre y separarlo de las partículas de desecho contenidas en el mineral extraído de Jabal Sayid. El método, conocido como "proceso de golpe de aire con metabisulfito", se adapta con gran efectividad a las regiones con pocos recursos hídricos, como Arabia Saudita, puesto que puede usarse agua salada, agua salobre y, por supuesto, agua residual.

"Somos una de las pocas minas del mundo que usa este proceso innovador y, como ciudadano de Arabia Saudí, le agradezco por eso a Barrick", comenta Sami Maddah, gerente de Relaciones Corporativas y Desarrollo Comercial de Ma'aden Barrick Copper Company. "Realmente creo que el éxito que ha alcanzado Jabal Sayid en el proceso golpe de aire con metabisulfito estimulará a otras empresas a implementar metodologías similares en el sector de la minería", agrega.

Imagen foto_00000029
   El concentrado de cobre es procesado en Jabal Sayid usando una técnica única y patentada por Barrick que no requiere el uso de agua fresca. En esta foto se pueden apreciar los tanques de flotación en los que el concentrado de cobre es procesado.


Jabal Sayid recicla el mayor volumen de aguas residuales posible; para ello, recupera el agua acumulada en los relaves, es decir, los materiales de desecho que se generan una vez que el concentrado de cobre se extrae del mineral. Esto se logra mediante un circuito de filtración instalado en la planta de procesamiento de la mina. Se calcula que se recicla un 70 % de aguas residuales.

Debido a que los relaves se desaguan en la planta de procesamiento, el método de almacenamiento de relaves que se usa en Jabal Sayid es relativamente atípico y se conoce como 'relave en dique seco'. Es más fácil llevar a cabo el mantenimiento de relaves secos, en comparación con las instalaciones tradicionales, que almacenan relaves en grandes estanques que requieren la construcción de complejos diques para almacenar relaves húmedos. Cuando el relave está seco, se compacta y apila en plantas de almacenamiento revestidas con polietileno de alta densidad. Esto simplifica la gestión de la planta debido a la ausencia relativa de agua.

Imagen foto_00000030
Además de usar aguas residuales tratadas de Medina, Jabal Sayid también trata las aguas residuales generadas en el poblado de la mina y utiliza una parte para regar su vegetación. "no nos cuesta nada y si ha hecho una gran diferencia en la apariencia del poblado. Deberían verlo ahora. Es casi un oasis", dice Basie Maree, Gerente General de la mina.

"Por lo general, las plantas de relaves tradicionales generan una huella hídrica mayor; por ende, habría una mayor probabilidad de impacto en la geohidrología de la región. Esto se debe controlar y supervisar de forma estricta en todo momento, incluso cuando se cierra una mina", comenta Maree. "Definitivamente adoptamos un control y una supervisión estricta del agua en Jabal Sayid, pero, debido a que no usamos productos químicos peligrosos en el procesamiento de la mina y a que es escaso el volumen de agua en nuestra planta de almacenamiento de relaves, no afrontamos los mismos costos ni las mismas complejidades que la mayoría de las otras minas cuando se cierren las instalaciones", afirma Maree.


Además de usar el agua negra proveniente de Medina, Jabal Sayid trata el agua negra del pueblo junto a la mina, que tiene casi 1.300 habitantes, entre los que se encuentran colaboradores de la mina y contratistas. Parte del agua se usa para los procesos de la mina y otra parte se destina al riego de la vegetación local.

Maree concluye: "Con el transcurso de los años, nuestro personal ha plantado árboles en el pueblo, y los regamos con el agua negra que tratamos. No nos cuesta nada, pero ha marcado una gran diferencia en la estética del pueblo. Deberían verlo ahora. Es como un oasis".