Glaciares

Glaciares

Los glaciares de la zona se ubican fuera de los límites del proyecto

En la zona donde se ubica el proyecto Pascua-Lama existen recursos hídricos en estado sólido (congelados) en la forma de glaciares, glaciaretes y glaciares de roca.

Imagen foto_00000009Los glaciares son reservas de agua en forma de hielo. Se ubican fuera de los límites del proyecto y corresponden a los glaciares Estrecho, Amarillo, Los Amarillos, Guanaco y Canito. Los dos primeros están íntegramente en territorio chileno, al norte del proyecto, mientras que Los Amarillos se encuentra en suelo argentino, también al norte de Pascua-Lama. El glaciar Guanaco se ubica sobre el límite internacional, al sur del proyecto, con aproximadamente un 50% de superficie en cada país. Más hacia el sur, por el lado argentino, se ubica el glaciar Canito.

Los glaciaretes son masas de hielo de menores dimensiones comparadas con los glaciares anteriores y con movimiento nulo o mínimo. Están a lo largo del contorno sur del yacimiento Pascua-Lama, en la cabecera del río Toro, en el lado chileno. Existen tres glaciaretes en esta zona: Toro 1, Toro 2 y Esperanza.

En los ríos que nacen en Los Andes centrales, el principal aporte de agua lo genera la precipitación de nieve que normalmente cubre las cuencas altas cada invierno. Al derretirse, genera escorrentías que gradualmente se suman para conformar los cursos superficiales. En años húmedos, las escorrentías pueden entregar cantidades importantes de agua durante todo el período de primavera y verano, mientras que en los años secos tienden a disminuir hacia el final del verano. En estos períodos más secos, los cuerpos de hielo aún aportan escorrentías en las cuencas, debido al mayor tiempo que permanece la nieve sobre ellos y por el derretimiento del hielo de los glaciares, glaciaretes o cuerpos de hielo.

Imagen foto_00000008La contribución hídrica de los glaciares, glaciaretes y otros cuerpos de hielo es directamente proporcional al área de los mismos, ya que es en la superficie donde se genera el derretimiento por la acción de la radiación solar y del calor ambiental, entre otros factores.

A modo de referencia, las estimaciones de derretimiento promedio de hielo en febrero fluctúan entre 0,5 litros por segundo (l/s) por hectárea (cálculo de la Dirección General de Aguas, DGA, entidad gubernamental chilena) y 1,8 l/s por hectárea (cálculo conservador realizado para los estudios ambientales de Barrick).

La superficie total de los tres glaciaretes ubicados en el extremo sur del yacimiento Pascua-Lama alcanzaba a 16,5 hectáreas en marzo de 2005, de modo que el caudal total que aportaban a la cuenca se estima en un rango de 8 a 30 l/s en el período más caluroso.

Para poner en contexto esta cifra, el caudal medio del río Huasco en Algodones, aguas abajo en la zona agrícola, es superior a 4 mil l/s en los meses de febrero.

Los glaciares de Los Andes centrales, incluyendo aquellos ubicados en el área del proyecto y en las zonas aledañas, han experimentado una disminución natural de tamaño en los últimos 50 años, básicamente como consecuencia del clima, el balance entre sequías y la "Corriente del Niño". La mayoría de los cuerpos de hielo en el mundo está experimentando una reducción similar.

Dentro del área de Pascua-Lama se estudiaron los glaciares Estrecho y Guanaco y los glaciaretes Toro 1, Toro 2 y Esperanza. Estas masas de hielo se han reducido en tamaño, pero con diferente rapidez. Los glaciares Guanaco y Estrecho tienen una tasa de evolución más lenta que los glaciaretes.

Los glaciares de roca están formados por masas de hielo intercaladas con detritos o roca y poseen una cubierta de material granular que genera un efecto aislante frente a la radiación solar. Eso hace que el derretimiento de estas geoformas sea mucho menor que en un glaciar blanco.

Los glaciares de roca pueden estar cerca de un equilibrio hidrológico, es decir, el caudal de largo plazo que entregan por derretimiento es equivalente al caudal retenido en la zona de acumulación, lo que genera un aporte neto nulo a la cuenca en períodos prolongados.

En el área del depósito de estéril, en Chile, existe una de estas geoformas. Durante el proceso de evaluación ambiental las autoridades chilenas manifestaron preocupación por la incidencia que podría tener en la estabilidad del depósito. Sin embargo, consultores expertos en el tema demostraron que se trata de una unidad relativamente pequeña que no representa problemas de estabilidad, sobre todo considerando que el proyecto ha diseñado una secuencia de desarrollo especial para este depósito: el vaciado de roca estéril avanzará desde abajo hacia arriba en el entorno de las geoformas, para así mantenerlo confinado y asegurar la estabilidad.

Además, estudios indican que el cubrimiento de este glaciar de roca no generará cambios perceptibles en el balance hídrico de la cuenca alta del río El Estrecho, debido a su tamaño pequeño.

La expresión permafrost está referida al régimen termal del suelo y en general se refiere a los terrenos que se encuentran congelados por más de dos años consecutivos. El contenido de hielo es variable y, por lo general, está concentrado en el horizonte más alto del permafrost, debajo de la capa activa, que corresponde al horizonte superior de suelo en que el agua se renueva y libera año a año por infiltración, escurrimiento y evaporación. El hielo, en el evento de estar presente bajo la capa activa, no se derrite a menos que se presente un evento de calor y radiación significativo en el ambiente.

Los estudios efectuados para la evaluación ambiental del proyecto concluyen que el efecto del desarrollo de la mina sobre el permafrost no será significativo, debido a las áreas limitadas y poca presencia de hielo.

En octubre de 2008 la Comisión Regional de Medioambiente (Corema) de la Región de Atacama, en Chile, aprobó el Plan de Monitoreo de Glaciares. Consiste, entre otras cosas, en un inventario detallado de las masas de hielo de la cuenca del Huasco Alto (valles de El Tránsito y de El Carmen) incluyendo su clasificación técnica (glaciares, glaciaretes, reservorios u otros).

También se determinó que el glaciar Ortigas 1 será referencia para el glaciar Guanaco y Estrecho; mientras que el glaciarete Ortigas 2 será referencia de los glaciaretes Toro 1, Toro 2 y Esperanza, para contrastar la información. Este plan fue realizado por Barrick en conjunto con el Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (Ceaza) de la Universidad de La Serena y consultores internacionales.

Mediciones del rol hídrico

- Parámetros meteorológicos

- Mediciones de balizas para el balance de masa y energía

- Mediciones de caudales manuales y en estaciones automáticas

Mediciones de la condición física

- Mediciones de albedo y fotografía diaria

- Mediciones de ablación, sublimación, evaporación, pruebas de fusión

- Material particulado sedimentable

- Temperatura de suelo

Informes que se envían a la autoridad

- Informe de albedo: mensual

- Balance de masa y combinado: anuales

- Balance de energía: semestral

- Depositación de polvo: semestral

- Movimiento de glaciares de roca: anual

- Meteorología: anual

- Ruta de nieve: anual

- Temperatura de suelo: anual

El Centro de Estudios Científicos (CECs) es el organismo independiente que estudia y monitorea intensamente todos los glaciares y cuerpos de hielo cercanos al proyecto desde diciembre del 2011. Hasta ahora, con los datos disponibles, no ha detectado daños atribuibles a la actividad minera.