Usos del oro

Usos del oro

El oro está presente en la medicina, la industria, la ingeniería, el transporte y la tecnología y hasta fue clave para uno de los desafíos más importantes del Siglo XX: la llegada a la Luna, en 1969, cuando jugó un rol preponderante por sus cualidades reflectivas, protegiendo a astronautas, cápsulas y elementos del calor del sol y la radiación infrarroja.

Convertido en uno de los metales más valiosos, utilizado por los Estados para acuñar monedas, el oro se transformó en un elemento imprescindible.

En la medicina, por ejemplo, el oro es utilizado en rayos láser para una mayor precisión en el tratamiento de pacientes con cardiopatías o tumores cuya operación antes era impensada. Se utiliza también en las hebras de ADN para el estudio del material genético de las células y está presente en termómetros de precisión y en la unión de agentes químicos complejos (como proteínas) para la creación de drogas y medicamentos de alta complejidad.

El oro ayuda a salvar vidas de otras maneras.  Al tener una alta resistencia a la alteración química por parte del calor, la humedad y la mayoría de los agentes corrosivo, los airbags de los automóviles poseen contactos de oro y sensores electrónicos para asegurar que funcionen cuando sea necesario.

En el caso de los aviones, está presente en los compresores cuyas aspas tienen la función de enfriar sus turbinas, que llegan a alcanzar temperaturas altísimas.

En la industria, se utiliza equipamiento infrarrojo recubierto de oro para detectar altas concentraciones de monóxido de carbono u otras sustancias que contaminan el ambiente.

En la minería subterránea se emplean sensores activados por oro que alertan sobre niveles escasos de oxígeno y disparan automáticamente y en segundos la reposición de este gas imprescindible para vivir.

En la exploración espacial el oro ha sido y continúa siendo un protagonista primordial. Ya en la primera caminata lunar en 1969, el oro jugó un rol preponderante por sus cualidades reflectivas, protegiendo a astronautas, cápsulas y elementos del calor del sol y la radiación infrarroja.

Este metal está presente en componentes como cables, visores y líneas de combustible en vehículos y aviones para protegerlos de las altas temperaturas.  También se emplea como aislante térmico en satélites climatológicos y en el telescopio Hubble, evitando que se dañen sus partes y se provoquen mermas en su operación.

En esta era de la información y las comunicaciones, el oro también contribuye al libre intercambio de ideas de un extremo al otro del mundo.  Los circuitos integrados de las computadoras, equipos electrónicos y de telecomunicaciones emplean oro, que evita la corrosión en condiciones atmosféricas normales.

Sus usos son diversos y valiosos y su intervención se volvió fundamental.