Pascua-Lama

Corema de Atacama aprobó Plan de Monitoreo de Glaciares para proyecto Pascua-Lama

07/10/2008

Imagen foto_00000001
Pascua-Lama

La Comisión Regional del Medio Ambiente (Corema) de la Región de Atacama aprobó el Plan de Monitoreo de Glaciares presentado por la empresa Barrick, en el marco de las condiciones establecidas en la Resolución de Calificación Ambiental que dio luz verde al proyecto minero Pascua–Lama en 2006, y según la cual la compañía se compromete a no tocar los cuerpos de hielo Toro 1, Toro 2 y Esperanza.

La Corema estableció claramente que Barrick “deberá monitorear las condiciones de los glaciares Toro 1, Toro 2 y Esperanza durante la vida útil del proyecto”, Cabe recordar que  la firma rediseñó el rajo de la mina para ajustarse a la condición de la autoridad y propuso una estrategia para el estudio constante de los cuerpos de hielo y su protección.

El plan de monitoreo comprometido y aprobado por la autoridad analiza las principales características de la zona, así como el funcionamiento de las diferentes masas de hielo, permitiendo identificar  las particularidades físicas de éstas,  sus contribuciones a los caudales de los ríos El Toro y El Estrecho y la relación con la actividad del proyecto. Este sistema de evaluación de posibles efectos y las medidas de protección a implementar fueron elaborados por la Compañía con apoyo del Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (CEAZA) de la Universidad de La Serena y otros consultores internacionales.

A este respecto, el gerente de asuntos corporativos de Barrick Chile, Rodrigo Rivas, resaltó que “la protección de los cuerpos de hielo aledaños al proyecto Pascua-Lama es de vital importancia para la compañía, debido a lo cual presentamos un plan sólido que abarca no sólo los glaciares que circundan al proyecto, sino los más importantes de la cuenca, por lo que nos parece valioso que éste haya sido validado por la Corema de Atacama y las autoridades competentes en la materia, la Dirección General de Aguas”.

Entre las tareas a realizar como parte del plan, se creará un inventario detallado de glaciares para la cuenca del Huasco Alto (valles de El Tránsito y El Carmen) que incluirá su respectiva clasificación técnica (glaciares, glaciaretes, reservorios u otros). Paralelamente, se monitorearán las condiciones de los cuerpos de hielo Toro 1, Toro 2, Esperanza, además del Estrecho y Guanaco, durante toda la vida útil del proyecto. 

Para tener una referencia de la evolución de los glaciares en general, y de esta manera poder contrastar los posibles cambios en los cuerpos de hielo monitoreados, se establecieron el glaciar Ortigas 1 y un glaciarete –ambos fuera del área de influencia del proyecto– como el patrón contra el que se contrastará la información obtenida. 

Además, los estudios de glaciares y cuerpos de hielo que se efectúen como parte de este plan de monitoreo contribuirán a aumentar el conocimiento sobre los glaciares en general. Aportará datos obtenidos con tecnología de punta, que permitirá a las autoridades expertas tener un mejor entendimiento acerca de las características y evolución de los distintos tipos de glaciares en la cuenca del Río Huasco.

Los principales resultados del plan serán entregados a la Comisión Nacional del Medio Ambiente (Conama), tal como estipula la Resolución de Calificación Ambiental del proyecto Pascua-Lama. La compañía llevará a cabo de manera anual en lo que respecta al balance de masa y continuo y permanente en los demás parámetros, y por un período de 3 años consecutivos, una revisión y adaptación de este plan de manejo de glaciares. Ello  permitirá optimizar el plan.

Vea más información sobre el proyecto Pascua-Lama