Proceso de Producción

Proceso de Producción

En la mina Zaldívar, se utiliza el método de explotación a rajo abierto. Los bancos de la mina tienen una altura de 15 metros y sus ángulos generales de talud varían entre los 38 y 53 grados. Las rampas de transporte del rajo han sido diseñadas con un ancho de 30 metros, de modo de permitir la circulación de vehículos de gran tonelaje.

Una vez ejecutada la tronadura, el material extraído es cargado en camiones y, dependiendo de su ley, se envía al botadero de estéril (acopio para material sin ley), al dump leach (botadero para material de baja ley que se somete a lixiviación sin pasar por chancado), o al proceso de chancado primario (material de alta ley, donde comienza el proceso de extracción del cobre).

El mineral extraído se transporta en camiones de 250 toneladas a una tolva de alimentación del chancador primario, a una tasa de aproximadamente 60 mil toneladas por día. Este mineral de alta ley alimenta a un chancador primario giratorio.

El material que sale desde este chancador es enviado a los chancadores secundarios, desde donde a través de cintas transportadoras se envía hacia el área de stock pile, para luego pasar al área de pre-harneado y chancador terciario. Desde aquí, de acuerdo a su tamaño o granulometría, se selecciona el material que será derivado a pilas de lixiviación o al proceso de flotación.

El material fino de bajo tamaño es enviado a las celdas de flotación, donde se mezcla con agua, cal, colectores y espumantes. Esta mezcla se agita y produce burbujas que llevan a la superficie las partículas de cobre adheridas a ellas; para luego pasar a los espesadores y por un filtro que extrae el exceso de humedad, constituyéndose en concentrado de cobre.

El material que queda de este proceso (cola o relaves) se transporta por gravedad a través de una tubería de 4 kilómetros hasta el depósito de relaves, donde se produce la evaporación de agua, quedando finalmente sólo material sólido.

 

El mineral chancado se envía por correas transportadoras hacia el área de apilamiento, donde es depositado en una pila de 2.100 metros de largo por 650 metros de ancho y una altura de 9 metros, para luego ser irrigado por goteo con una solución de ácido sulfúrico al 4%. Posteriormente, la solución ácida es percolada.

El cobre de los minerales sulfurados se recupera por lixiviación bioquímica, utilizando bacterias naturales del mineral. La solución obtenida se lleva a una piscina (PLS) y de allí, por gravedad, hasta la planta de extracción por solventes.

Una vez lixiviado el material, se retira de la pila mediante un sistema de roto-pala y es depositado en el área de pilas de ripios, donde permanecerá hasta el cierre de la faena.

Extracción por solventes (sx) y Electro-obtención

En esta etapa del proceso, y luego de pasar por tanques y filtros, el cobre es transferido desde el área de lixiviación a una solución purificada denominada electrolito, que luego pasa a la etapa siguiente de electro-obtención.

El electrolito es cargado en celdas de la planta de electro-obtención, donde la corriente eléctrica que circula entre las placas de ánodos y cátodos induce al cobre a depositarse en los cátodos, obteniéndose cobre de alta pureza.

Una vez fuera de la planta, los cátodos son transportados vía ferroviaria hacia el puerto de Antofagasta, desde donde son enviados a los destinos finales correspondientes.