Planta de tratamiento de aguas servidas - Tohá

Planta de tratamiento de aguas servidas - Tohá

Entre los diversos procesos de mejora en la gestión ambiental de Barrick Zaldívar, se puso marcha un proyecto innovador en el ahorro de agua de la compañía, siendo pioneros dentro de la industria minera nacional.

Es por ello que se tomó la decisión de poner en marcha una nueva planta de tratamiento de aguas servidas utilizando la tecnología del Sistema Tohá, consistente en biofiltros que utilizan aserrín como sustrato para la ambientación de lombrices que degradan la materia orgánica de las aguas servidas, generando aguas libres de malos olores y de calidad adecuada para el regadío de caminos y para el uso industrial de la operación, complementariamente como subproducto generará humus, útil como nutrientes para el cultivo de vegetales.

Esta planta no sólo sirve para ayudar al ahorro de agua, sino que tiene muchas beneficios más, como ayudar al medio ambiente ya que al no tener malos olores, pueden ser usadas en el riego de caminos, disminuyendo las emisiones de material particulado. Además es proporcionador de material orgánico que puede ser usado en la recuperación de suelos agrícolas en las localidades cordilleranas aledañas a nuestra operación.

Lo relevante es que se trata de una Planta de Tratamiento de Aguas Servidas con una tecnología no utilizada en el rubro de la minería y por eso nos sentimos muy orgullosos de ser los pioneros en esta categoría.

De qué se trata la experiencia

Nuestro compromiso con el uso responsable de los recursos naturales ha llevado a Compañía Minera Zaldívar a implementar en su faena minera un innovador tratamiento de aguas servidas, que tiene como principal virtud ser un sistema de tratamiento ecológico, de bajo costo de inversión y operación.

La planta de tratamiento de aguas residuales, que fue desarrollada en conjunto con la Fundación para la Transferencia Tecnológica de la Universidad de Chile (Untec), corresponde a lo que técnicamente se denomina “Biofiltro Dinámico Aeróbico” o “Lombrifiltro”. El innovador proceso consta de tres (3) etapas principales:

  • Separación física que evita la incorporación de material grueso de las aguas residuales a la siguiente etapa;
  • Una segunda etapa donde el agua residual exenta de sólidos gruesos es bombeada e irrigada, sobre un biofiltro compuesto por distintas capas de materiales como aserrín que contiene un gran número de microorganismos y lombrices (Eisenia Foetida). Estas lombrices consumen la materia orgánica del agua residual transformándola por oxidación, en anhídrido carbónico y agua, eliminando su principal contaminante;
  • La tercera etapa, donde el agua que ha pasado por el biofiltro es enviada a una cámara de sedimentación y posteriormente hacia una cámara donde se le aplica radiación ultravioleta, con el fin de eliminar los gérmenes y elementos patógenos que aún existan en el agua.

El resultado es un líquido que cumple con la Norma Chilena NCh 1333, “Requisitos de Calidad del Agua para Riego”. Este sistema permite recuperar el 100% del agua servida de los campamentos, casino, oficinas y otras instalaciones, para luego ser utilizada para regadío de caminos y áreas verdes. En la industria minera y a condiciones de altura geográfica, es decir 3200 msnm no habían experiencias al respecto.

Objetivos logrados

  • Mejoramiento del sistema de tratamiento de aguas servidas.
  • Re-utilizar el agua tratada proveniente de los campamentos para el riego de caminos y áreas verdes.
  • Disminuir la extracción del recurso hídrico desde el área de Negrillar.

Beneficios

  • Recuperación de la totalidad del agua proveniente de los campamentos.
  • Campamento de Construcción: entre 6 - 7 Litros/segundo
  • Campamento de Operaciones: entre 9 - 11 Litros/segundo

Beneficiarios

  • Aproximadamente 1.500 personas entre personal propio y colaboradores.

La planta permite recuperar el 100% de las aguas servidas del campamento, casino y oficinas de la faena, de una manera completamente amigable con el medio ambiente.

Durante el 2010 el proyecto recuperó 4.580 m3 de agua que fue reutilizada en la humectación de caminos, plantaciones de especies agro energéticas (jatropha) y otras áreas verdes.

Este además, es un proyecto innovador, con bajo consumo energético y que no utiliza reactivos químicos en su proceso. Zaldívar, gracias a este programa, recibió además el premio Gestión Sustentable de parte de la Asociación de Industriales de Antofagasta (AIA) en mayo de 2011.