Pascua-Lama

Programa de Salud Bucal de Barrick continúa durante el 2010

12/04/2010

Imagen foto_00000001
Programa beneficiará a 1.230 niños
Barrick presentó recientemente la edición 2010 de su Programa de Salud Bucal en Jáchal. Se trata de una iniciativa que se enmarca en la filosofía de Minería 

Fue relanzado hace pocos días en Jáchal, donde es implementado en 14 escuelas de la localidad de Villa Mercedes. Se entregaron cartillas odontológicas para casi 1.300 niños y cartelería educativa para las escuelas. El programa también continuará vigente a lo largo del 2010 en el departamento de Iglesia.

Barrick presentó recientemente la edición 2010 de su Programa de Salud Bucal en Jáchal. Se trata de una iniciativa que se enmarca en la filosofía de Minería Responsable que lleva adelante la empresa en todas sus operaciones alrededor del mundo, orientada a mejorar la calidad de vida de las comunidades en las áreas de influencia de cada mina, en este caso Veladero y Pascua Lama.
 
El programa, realizado en conjunto con OSDE y el Ministerio de Salud Pública del Gobierno de San Juan (a través de su Departamento de Odontología Escolar), funciona de manera ininterrumpida desde fines de 2005 en el departamento de Iglesia, y desde el año 2009 en Villa Mercedes, Jáchal. Justamente en esta localidad fue presentada hace pocos días la edición 2010 del mismo, con una reunión a la que se convocó a directores y supervisores de las 14 escuelas donde la actividad llega a 1.230 niños.
 
Por Barrick estuvo presente el encargado de la oficina de Jáchal Fernando Mallea, acompañado por la Dra. Teresita Acosta, coordinadora del programa, la asesora odontolológica de OSDE Daniela Herrera, mientras que por el Ministerio de Salud lo hizo Natalia Saavedra. Las profesionales dieron una completa descripción acerca de los alcances y objetivos que tendrá el programa en el año en curso, además de escuchar las sugerencias de cada uno de los docentes con el fin de optimizar la experiencia.
 
“Este año pretendemos motivar a los chicos para que hagan por lo menos dos consultas al odontólogo”, expresó Acosta, para luego especificar los detalles operativos. Al igual que el año pasado, el equipo realizará dos visitas a cada escuela, donde llevará a cabo charlas informativas, entrega gratuita de cepillos y topicación de flúor a cada niño. El mensaje se hace llegar a los pequeños mediante juegos y material didáctico, con la novedad de que este año se les entregará además una cartilla odontológica especial, donde el odontólogo pondrá un sello luego de cada consulta. La finalidad de esta cartilla es que tanto la familia como el profesional hagan un seguimiento minucioso de la salud bucal del pequeño. Cabe destacar que la atención profesional también es absolutamente gratuita y se realiza, tanto en Iglesia como en Jáchal, en los consultorios de los hospitales y puestos sanitarios de la zona  equipados con la colaboración de Barrick.
 
En cada jornada del programa se proveerá a cada establecimiento de láminas descriptivas del aparato bucal, sus partes y las técnicas de higiene apropiadas. “El objetivo es que los niños asimilen los hábitos de higiene bucal y los trasladen a toda la familia en sus hogares. Para ello se les enseñan técnicas de cepillado con macro modelos y se les coloca flúor a cada uno –explicó Herrera, de OSDE-. Lo ideal es que pierdan el miedo al odontólogo, para que no recurran a él recién cuando tienen una dolencia y, seguramente, ya hay una lesión avanzada”.
 
Al respecto, Acosta agregó que “el hecho de que el niño asista al odontólogo en forma preventiva hace que la visita sea agradable, porque no es invasiva sino sólo de diagnóstico y revisación. Hoy todos los chicos del programa tienen cepillos dentales, pero además saben usarlos de manera correcta. Por otro lado, este logro ha demostrado con éxito que se puede trabajar de manera coordinada entre las áreas de la salud pública y el ámbito privado, en pos de la salud y la educación de la comunidad”.
 
Los comienzos del programa
 
El Programa de Salud Bucal de Barrick tuvo sus inicios a fines del año 2005, cuando, junto a OSDE y el Ministerio de Salud de la provincia, la empresa identificó en el departamento de Iglesia la necesidad de reducir la prevalencia de caries y de lograr en este sentido un cambio de actitud en toda la población a través de los niños, verdaderos multiplicadores de buenas prácticas en el hogar.
 
Primero se hizo un diagnóstico para conocer la situación bucal de la población de 6 a 14 años de edad de 15 escuelas de la zona (en total 1.500 chicos) y se equiparon tres consultorios con tecnología de vanguardia para la atención de los mismos. Con los resultados se diseñó el programa final a realizar desde el 2006, con dos visitas al año a cada una de las escuelas y charlas informativas sobre los pilares de salud bucal, la dieta, la higiene, el rol del odontólogo y la importancia del flúor. Se les entregaron cepillos dentales a cada uno de los chicos y se les realizó topicaciones. Esto se llevó a cabo hasta el año 2009 inclusive, cuando se incorporó también el distrito de Villa Mercedes, en Jáchal, con 14 escuelas y 1.230 niños en total.
 
La medición de la incidencia del programa arroja resultados muy estimulantes: se percibe un notable cambio de actitud por parte de niños, padres y docentes, y además se ha comprobado la implementación progresiva de los hábitos saludables en técnicas de higiene, ingesta de alimentos y consultas al odontólogo, entre otros.
 
“Estos chicos hoy en día tienen mucha información en este sentido, incluso más que los niños del Gran San Juan –destaca Acosta-. Esto es fruto de que el programa tiene una estructura seria a partir de la experiencia que venimos acumulando desde el 2005 en Iglesia y de los aportes de ideas y sugerencias por parte de la comunidad educativa: cada lugar, escuela, familia y persona tienen una situación particular”.
 
Mirta Blanco, supervisora de la Zona 12:
 
“El programa es una ayuda para proteger ese don tan preciado que son los dientes de nuestros pequeños. Cuanto más temprano se empieza con los consejos, ayudando a los chicos a que la práctica sea cotidiana como los odontólogos nos están sugiriendo, mejor campaña vamos a hacer. La incorporación de los padres es importante; siempre les comunicamos de las visitas, para que ese día acompañen a los chicos y participen de la actividad”. 
 
Rosa María De Lucca, supervisora de la Zona 11:
 
“El programa me parece maravilloso, es genial que los niños logren concientizar la importancia que tiene el lavado de dientes después de cada comida. También sería importante concientizar a los padres. En las zonas alejadas es más difícil asistir a un dentista, a un médico, los pobladores están lejos de la atención en salud. Por eso también me parece maravilloso que Barrick haya instalado en Villa Mercedes el centro de atención odontológica”.