Relaciones Comunitarias

Relaciones Comunitarias

Junto con la explotación minera, el objetivo de Barrick con Veladero y todas sus minas alrededor del mundo es contribuir al desarrollo económico sostenible en un esfuerzo compartido con las autoridades, la comunidad local y la sociedad en general.

Como empresa socialmente responsable, la compañía se preocupa especialmente de que las comunidades vecinas reciban los beneficios económicos y sociales provenientes del desarrollo de los recursos mineros. Es por ello que los programas comunitarios que se han implementado están dirigidos principalmente a las áreas de salud, educación, agricultura, cultura, ganadería y turismo, rubros claves para el desarrollo de la provincia de San Juan.

También, se ha trabajado en un plan de desarrollo de proveedores locales, apuntando a reforzar las capacidades de prestación de servicios en las zonas más cercanas al proyecto y en la ciudad de San Juan, cumpliendo con la política de la empresa de priorizar la contratación local de bienes y servicios.

El impulso al desarrollo de las poblaciones vecinas a las operaciones y proyectos es, en consecuencia, un componente central de la visión sobre la Responsabilidad Social Empresarial (RSE). Los objetivos en materia de competitividad y rentabilidad son perfectamente compatibles con el compromiso con el progreso social de las comunidades que nos acogen.

Por eso en Barrick hay un empeño en hacer una diferencia positiva, razón por la que existen múltiples programas y aportes en áreas clave como educación, salud, capacitación laboral, preservación de la cultura y las tradiciones, infraestructura, entre otras. No se trata de reemplazar las obligaciones naturales del Estado, pero desde el sector privado Barrick cumple una importante función en ayudar a mejorar la calidad de vida de los entornos humanos de cada uno de los proyectos.

Por estas razones, al evaluar la viabilidad de un proyecto son tomados en consideración los factores sociales, culturales, económicos, ambientales y gubernamentales. Barrick favorece un diálogo público abierto y escucha a las comunidades, a los gobiernos y a otros grupos de interés.

Escuchar con atención, adoptar una actitud receptiva y construir relaciones basadas en la confianza forman parte de este trabajo. A través de este enfoque, Barrick trabaja en conjunto para identificar necesidades, prioridades e inquietudes sociales.

En este marco, una de las políticas es priorizar la contratación de habitantes de las comunidades para las operaciones y proyectos. En la mayoría de los casos, además, se les ofrece entrenamiento técnico para que puedan emprender en mejores condiciones la creación de empresas locales en condiciones de proveer bienes y servicios.

El objetivo final es que estas compañías estén en condiciones de funcionar incluso una vez que haya finalizado el trabajo de Barrick, que puedan ofrecer sus productos y servicios a empresas no necesariamente ligadas a la industria minera.

Estas medidas generan oportunidades en lugares que, a menudo, están en regiones en desarrollo, con carencias históricas en varios aspectos básicos para pensar el futuro.

A través de los equipos en terreno, Barrick trabaja directamente en las comunidades. A menudo son esfuerzos mancomunados con organizaciones no gubernamentales, otras empresas del sector privado y organismos públicos con los que se trabajar para implementar programas, servicios e iniciativas de desarrollo social.

Nuestra visión del desarrollo comunitario integra el medioambiente. A través de los sistemas de gestión ambiental, Barrick asegura que los efectos sobre el entorno sean tratados adecuadamente, lo que incluye trabajar con las comunidades en proyectos participativos de monitoreos ambientales.