Pascua-Lama

Respecto a la falla en el Sistema de Manejo de Aguas en Pascua-Lama

22/04/2013

El lugar geográfico donde se emplaza el proyecto Pascua Lama, genera naturalmente drenaje ácido de roca. Como resultado de lo anterior, en la parte alta del río El Estrecho, lugar donde se encuentran algunas de las instalaciones de la mina, las aguas presentan una condición basal acida (pH bajo), conteniendo altos niveles de sulfatos y metales disueltos (principalmente hierro, cobre y manganeso). Lo antes descrito, corresponde a condiciones naturales de la zona, las cuales, fueron documentadas en detalle en el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto (EIA).

Respecto a la falla en el Sistema de Manejo de Aguas en Pascua-Lama

Sin perjuicio de lo anterior, el proyecto cuenta con un Sistema de Manejo de Agua (SMA), ubicado en la parte alta del río El Estrecho, y que cubre toda el área que cubrirá eventualmente el Botadero de Estériles Nevada Norte así como también una extensa área alrededor del mismo. Los principales objetivos de la SMA son:

(a) desviar las escorrentías de aguas que aún no entren en contacto con el botadero ("aguas de no contacto"), minimizando la cantidad de agua contactada, dirigiéndolas por medio de canales perimetrales hasta dos estanques de sedimentación, para luego restituir las aguas al río;
(b) capturar todas las aguas, tanto superficiales como subterráneas, que hayan entrado en contacto con el botadero de estériles ("agua de contacto");
(c) conducir, en caso de ser necesario, las aguas de contacto a dos piscinas de almacenamiento. Dicha conducción se realiza cuando la calidad del agua no cumple con los niveles de calidad de línea de base;
(d) dar tratamiento a las aguas de contacto almacenadas en las piscinas de almacenamiento; y
(e) disponer las aguas tratadas, ya sea para su uso industrial en la mina o para ser descargar el agua tratada al río, siempre que reúna los niveles de calidad exigidos por la resolución de la calificación ambiental del proyecto.

Barrick adquirió, a través del proceso de evaluación ambiental que aprobó el proyecto, el compromiso ambiental de monitorear la calidad del agua en nuestro sistema de manejo de aguas, y en el área circundante. Con miras a alcanzar los parámetros de calidad de agua comprometidos, nuestra compañía opera el sistema de manejo de aguas bajo estrictos procedimientos de mantención y control, de tal manera de obtener en la planta de tratamiento los niveles de calidad esperados y que han sido aprobados por las autoridades ambientales del país. Los parámetros de calidad de agua buscados, se encuentran en concordancia con la legislación ambiental vigente en Chile, además de estar respaldados por lo indicado en los niveles de línea de base determinados al momento de la evaluación del Proyecto, el 2006, y que fueran actualizados previa iniciación del prestripping en 2012, de acuerdo a la metodología aprobada por las autoridades chilenas.

En enero de 2013, una parte del sistema de aguas de no contacto falló, provocando que aguas de no contacto entraran al área de aguas de contacto. Es fundamental para la operación del sistema, que esto no ocurra. Con el objeto de demostrar la no alteración de los niveles de línea de base, se han llevado a cabo intensivos monitoreos de la calidad del agua, reportando dichos monitoreos a las autoridades competente cuando éstas lo han requerido. Esto ha permitido comprobar que la calidad de las aguas del río El Estrecho continúa dentro de los rangos establecidos en la línea base, para todos los parámetros requeridos, descartando así que el incidente de enero haya ocasionado algún impacto negativo en la calidad del agua en los alrededores del proyecto o aguas abajo de éste.