Testimonio de Mónico Abreu

21 Diciembre, 2011

Me pagan por hacer lo que me apasiona: trabajar por las comunidades”

Escrito por: Por Mónico Abreu, Coordinador General de Relaciones Comunitarias de Barrick Pueblo Viejo
Testimonio de Mónico Abreu

Soy una especie de producto cruzado entre las provincias de Sánchez Ramírez y Monseñor Nouel. Nací en lo que le decían El Callejón de las Lagunas, donde hoy está la entrada a la mina. Desde los ocho años, producto de una reubicación de la zona, mis padres se fueron a vivir a Maimón donde terminé de formarme académicamente. Desde pequeño me interesó mucho el trabajo social, trabajé con las agrupaciones, con los clubes culturales y fui hasta Director de la Primera Biblioteca Pública que tuvo el municipio de Maimón a los 14 años de edad. Formé parte de la pastoral juvenil, de la Fundación de la Defensa Civil en Maimón y participé en diferentes organizaciones culturales.

Desde muy joven me ha gustado impulsar este tipo de trabajo, hasta llegué ser regidor de Maimón. Es ahí donde conozco parte del personal de Pueblo Viejo que estaba tratando de apoyar los ayuntamientos de la zona para la elaboración de un plan de desarrollo. Como parte del Consejo de Regidores me correspondió ser el Coordinador del Grupo de Tareas que estaba haciendo esos trabajos. Luego pasé a ser el coordinador de los tres municipios entre Fantino, Cotuí y Maimón,  y trabajando estos temas, buscando que las comunidades pudieran definir sus necesidades dentro de sus prioridades y poderlas plasmar en una guía de inversión para cada municipio, recibí una oferta para trabajar en la empresa y la aproveché. Me gustaba ese trabajo y si me iban a pagar por algo que me gustaba, por qué no iba a aceptar. Desde el 20 de julio de 2009 trabajo para Barrick Pueblo Viejo. Inicié mi labor en la parte sur en la línea de transmisión y luego pasé a la zona de Monseñor Nouel. Desde el 20 de mayo de 2010, pasé a ser el Coordinador de Relaciones Comunitarias de la mina y desde enero de 2012 me ascendieron como Coordinador General del Departamento.

Lo importante en las empresas no es la oferta del pago que te hacen sino entrar, dar la talla y escalar posiciones hasta que tu capacidad técnica y la estructura de la misma empresa, te lo permitan. Estoy aquí en esta posición y lo que hago es por un sentimiento propio por el trabajo social y el desarrollo de las comunidades, y todo esto va vinculado al crecimiento personal. Con esto no quiero hacerle competencia a nadie, pero me encantaría llegar a los más altos estándares que me permita la empresa Pueblo Viejo, aquí o donde ellos entiendan que pueda trabajar. Barrick Pueblo Viejo me ha enseñado mucho.

Muchas palabras se dicen, muchas reales, otras envueltas en mentiras, pero para mí Barrick Pueblo Viejo es una gran empresa que da oportunidad, que opera con respeto internamente con sus empleados, externamente con las comunidades y es una verdadera práctica de lo que es la minería responsable; una práctica de altos estándares de lo que es la Responsabilidad Social,  que cumple con todos los parámetros establecidos. Para mí, Barrick es la empresa que me enseñó cómo deben funcionar las diferentes empresas en cualquier país del mundo: devolviéndole a las comunidades parte de sus beneficios y operar  de manera sostenible, respetando el ambiente. Una empresa humilde que busca lógicamente obtener beneficios, pero dejando también beneficios donde se desempeña y donde desarrolla sus actividades.

Nuestro reto es que desde hoy hasta el fin de la minería, Barrick Pueblo Viejo genere de una manera positiva y proactiva,  el desarrollo sostenible de las comunidades. Eso es lo que hago  y me apasiona desde que tengo uso de razón y gracias a Barrick Pueblo Viejo puedo trabajar por la gente de mi región.