Zaldívar

Barrick Zaldívar apoya investigación en cultivos que permiten producir biocombustibles

09/11/2009

Imagen foto_00000001
Obra fue presentada en Feria del Libro

La compañía patrocinó la publicación del libro “Cultivos energéticos: una apuesta de futuro” y, también, se encuentra evaluando un proyecto para desarrollar bioenergía en su mina Barrick Zaldívar, ubicada en Antofagasta.

Un importante aporte en la ruta que está siguiendo Chile para impulsar el desarrollo de biocombustibles se encuentra realizando Barrick. La compañía minera acaba de patrocinar la publicación de una completa investigación científica sobre la materia y también se encuentra evaluando un proyecto para producir biocombustibles dentro de su mina Zaldívar, en la Región de Antofagasta.
 
Se trata del libro “Cultivos energéticos: una apuesta de futuro”, investigación realizada por un grupo de académicos y estudiantes de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile, y en el que se realizó un completo catastro de 100 cultivos con potencial de ser utilizados para obtener biocombustibles, incluyendo las particularidades que facultan su producción industrial con ese objetivo.
 
La publicación acaba de ser presentada en la Feria Internacional del Libro de Santiago, ocasión en la que el editor del libro, el profesor Manuel Paneque, explicó el contexto en que se realiza este estudio: “Tenemos previsto un proyecto para estudiar lo que es la huella del agua, la huella del carbono y la eficiencia energética de estos 100 cultivos. La idea es poder seleccionar los 25 cultivos que tengan mayor potencial y capacidad de ser introducidos en el mercado. Esa es nuestra apuesta”.
 
La participación de Barrick en este proyecto se produjo a partir de su experiencia internacional. La compañía tenía en Tanzania un proyecto de desarrollo comunitario para el cultivo de la zatrofa, especie con alto potencial energético y bajo consumo de agua. Dado el éxito de la iniciativa, la compañía decidió evaluar la posibilidad de implementar un proyecto similar en la mina Zaldívar, ubicada a 175 kilómetros de la ciudad de Antofagasta, y a 3.300 metros sobre el nivel del mar, en el desierto más árido del mundo.
 
Sobre los alcances del proyecto, el gerente general de Barrick Zaldívar, Robert Mayne-Nicholls, afirmó que “queremos que todas las aguas servidas que recuperemos de nuestra planta de procesos podamos usarlas en estos cultivos. Tenemos un beneficio ambiental y un beneficio económico, por eso creemos que es una gran oportunidad. Vamos a contar con unos 400 m3/día de aguas tratadas, que es toda el agua que usamos en nuestros campamentos de operaciones. Y si eso lo podemos dedicar a estos árboles que consumen muy poca agua, que además nos ayudan a consumir parte del CO2 que estamos emitiendo y que nos generan estos biocombustibles, estaremos en el mejor de los mundos, porque estamos ganando en casi todas las variables”.